Hacer el super en la universidad: 5 consejos

Para muchos de nosotros, comer en la universidad significa complementar las comidas feas del comedor con todo lo que haya en tu refri.  Ir al super sin tu mamá por primera vez plantea muchas preguntas: ¿Cuánto como en una semana? ¿Qué alimentos comeré realmente y cuáles suenan bien en la tienda? ¿Cuánto puedo caber en mi refri? Este último es especialmente cierto si vives en un dormitorio con un espacio muy limitado.

Las primas semanas, haz un diario de alimentos

Tu diario de alimentos no tiene que ser demasiado detallado, pero anotar cosas como “arándanos terminados en dos días” o “comí dos galletas después de la cena”. Tus hábitos alimenticios cambian cuando estás solo por primera vez, por lo que hacer un seguimiento de tus nuevos patrones definitivamente te ayudará a descubrir lo que necesitas.

Invierte en un contenedores de comida de alta calidad

Invertir en un recipiente de alta calidad ayuda a la longevidad de los alimentos y le permite minimizar desperdicios. Es un elemento esencial que se puede usar para las sobras del comedor, así como para preparar las comidas.

Incorpora los huevos a tu dieta

Los huevos duros son una fuente de proteína muy buena. Además, son versátiles para el desayuno y la cena (¡en tostadas! ¡En ensaladas! ¡Espolvoreados con sal!) Y una opción muy saludable.

Pon los productos que caducan primero al frente

Para evitar que la comida se heche a perder, pon las cosas que caducan primero, como frutas y verduras, en la parte delantera. Esto te ayuda a utilizar esta comida antes que otras más duraderas.

Coloca las frutas próximas a pasarse en el refri

A veces las frutas pueden madurarse y echarse a perder más pronto de lo provisto. El frío del refrigerador te dará un par de días más para consumirlas.

Artículos relacionados: 10 HÁBITOS QUE TE LLEVARÁN AL ÉXITO EN LA UNIVERSIDAD