Enfoques pedagógicos de enseñanza y aprendizaje

Hay cinco enfoques pedagógicos diferentes para la enseñanza y el aprendizaje. Cada uno es ligeramente diferente, por lo que los profesores pueden elegir qué método es adecuado para sus alumnos. A menudo, lo mejor es una combinación de estos enfoques.

Constructivista

Los alumnos participan activamente en el proceso de aprendizaje, creando su propio significado y conocimiento del material.

Colaborativo

Varios alumnos trabajan juntos, como en la instrucción en grupos pequeños, y todos contribuyen y se ayudan mutuamente a aprender

Basado en consultas

Los estudiantes abordan problemas del mundo real, como en el aprendizaje basado en proyectos, haciendo preguntas y realizando más investigaciones.

Integrativo

Utilizando múltiples disciplinas académicas y un lenguaje común, los estudiantes se involucran con material interdisciplinario

Reflexivo

Tanto los profesores como los estudiantes reflexionan sobre las lecciones, los proyectos y las evaluaciones para ver cómo mejorarlos en el futuro.

Pedagogía de enseñanza y aprendizaje en el aula

Uno de los enfoques pedagógicos más poderosos en el aula es cuando el maestro se convierte en un mentor o entrenador que ayuda a los estudiantes a lograr la meta de aprendizaje. Usando esta estrategia, los estudiantes también pueden trabajar juntos y pensar, emparejar, compartir, usando habilidades y experiencia colectiva para lograr tareas de aprendizaje.

Después de una lección dirigida por un maestro, los estudiantes pueden evaluar su conocimiento con un compañero. Algunos estudiantes pueden preferir esta estrategia, ya que podrían sentirse más cómodos probando una nueva habilidad con sus compañeros que solos o con su maestro. De esta manera, los estudiantes pueden practicar con un compañero antes de intentar completar su tarea o realizar una evaluación de forma independiente.

Otro ejemplo de pedagogía de enseñanza y aprendizaje eficaz en el aula es el uso de escenarios del mundo real y actividades de resolución de problemas. Este enfoque puede brindar a los estudiantes una nueva aplicación de habilidades y una mejor idea de cómo este conocimiento encaja en sus vidas fuera del aula. Específicamente, las clases de matemáticas pueden usar problemas de palabras relevantes, las clases de ciencias pueden incorporar experimentos prácticos e investigación, y las aulas de inglés pueden escribir correos electrónicos y currículums.

Artículos relacionados: PEDAGOGÍA: DESCUBRE SU CAMPO LABORAL